Los escolares de Breidenbach aprenden a realizar el mejor corte

¿Cómo llegan los embutidos y el queso a las neveras del supermercado en porciones perfectamente cortadas? Esta es la pregunta que se plantearon los alumnos de 13 años de la escuela de Breidenbach el pasado jueves 30 en Weber Maschinenbau.

En las instalaciones del líder mundial para máquinas de corte de alto rendimiento, los estudiantes vieron cómo se procesan los embutidos, el jamón y el queso en una empresa industrial de corte internacional. Los aprendices del sector comercial del centro de Breidenbach fueron los encargados de guiar la visita.

Para los estudiantes de la escuela de Breidenbach, esta breve visita marca el inicio del "proceso de evaluación de competencias" de la escuela, es decir, de su orientación profesional. "Queremos sensibilizar pronto a los jóvenes de cara a la elección de un trabajo", dice la coordinadora Schneider. En la visita de las instalaciones, los aprendices del departamento comercial de Weber tomaron el rol de docentes. Los jóvenes tuvieron la oportunidad de transmitir el conocimiento y la experiencia que habían adquirido durante los últimos años a los jóvenes visitantes. Con un programa equilibrado entre teoría y práctica, los aprendices explicaron a los oyentes qué posibilidades existen al acabar el colegio o las pruebas de acceso a la universidad.

La parte práctica, una demostración de una Weber Slicer, fue especialmente interesante para los escolares. Ver un sistema de estas características en pleno funcionamiento les impresionó y generó gran entusiasmo entre los jóvenes visitantes. En las breves visitas a los diferentes departamentos, los alumnos vieron los diferentes perfiles profesionales que necesita una empresa industrial para ser efectiva, desde el montaje de las máquinas hasta la adquisición. Este tipo de apadrinamiento educativo entre Weber Maschinenbau y el colegio ha probado su eficacia en los últimos años. "Por eso deseo que podamos seguir disfrutando del buen funcionamiento de esta colaboración durante muchos años", dice Ute Schneider.

Negro