Contacto Sedes Weber Portal

Weber Maschinenbau invierte en instalaciones de producción de última generación

Weber metal automation
Foto desde la izquierda: Tobias Weber, Günther Weber, Dr. Stefan Rudolph, Bernd Jaehner
En la sede de Nuevo Brandeburgo se ha puesto en funcionamiento el automatismo para chapa más moderno del mundo

Las inversiones están a la orden del día en Weber Maschinenbau. La empresa invierte desde siempre y continuamente en la tecnología de producción más moderna y, sobre todo, en automatización. En agosto se presentó en la sede de Nuevo Brandenburgo una inversión especialmente impresionante que se inauguró solemnemente: una nueva instalación de producción en el área de construcción de chapa. En presencia de invitados del ámbito económico y político, Tobias Weber, CEO de Weber Maschinenbau, el fundador de la empresa Günther Weber, Dr. Stefan Rudolph, el Secretario de Economía del Estado Federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental y Bernd Jaehner, Ventas en TRUMPF, puso en oficialmente la instalación en funcionamiento.

Con esta instalación totalmente automatizada de TRUMPF la empresa está en situación de fabricar piezas y componentes de acero inoxidable que se necesitan en la producción de las líneas de corte y embalaje de la industria alimentaria, de forma altamente eficiente e interconectadas. «Ante todo, la inversión supone un claro valor añadido para nuestros clientes, ya que se explotan las nuevas capacidades de producción y de esta forma son más rápidas. Además, la ampliación genera nuevos puestos de trabajo», explica Tobias Weber, CEO de Weber Maschinenbau. En el pasado, el láser y la curvatura de las piezas de acero inoxidable suponían un cuello de botella en el proceso de producción. Este problema impedía seguir creciendo y mayores capacidades. Con el nuevo automatismo de curvatura por láser se soluciona este cuello de botella y se suministran más piezas en las etapas de procesamiento subsiguientes. Esto conduce a un aseguramiento de la sede, al crecimiento y a la generación de más puestos de trabajo en procesos subsiguientes. La empresa apuesta desde siempre por una elevada fabricación propia. «En mi opinión, el desarrollo y la fabricación van de la mano», afirma Weber, quien pertenece a la segunda generación que dirige la empresa familiar.

Gracias al elevado grado de automatización y a una interconexión integral de las distintas máquinas, la instalación debería funcionar siete días a la semana durante 24 horas, lo cual conduce a una reducción de los tiempos de inactividad del láser en un 30 %, así como a una reducción del tiempo de proceso de curvatura del 40 %. El automatismo para chapa ha costado alrededor de 3,4 millones de EUR. La inversión ha sido subvencionada con 800.000 EUR de fondos del Estado Federado de Mecklemburgo-Pomerania Occidental.